En estos días tan extraños en los que no podemos salir de casa una buena opción es pintar mandalas. Son muy relajantes y ayudan a pasar el rato y no estar aburrid@. Además, probablemente tendréis un libro de mandalas en vuestras casas y si no también podéis imprimiros unos cuantos de internet. Si tampoco tenéis los medios para imprimirlo lo podéis dibujar vosotros mismos, ya que es muy fácil y divertido. Solamente tenéis que sentaros con una caja de lápices y empezar. Como tampoco hay mucha prisa os podéis relajar y tomaros todo el tiempo que necesitéis y además, es normal no terminar un mandala en un día. Lo más importante es, ¡DISFRUTAR!

Artículo redactado por Cecilia, 6ºB

Pin It on Pinterest

Share This